4 Consejos Para Combatir los Síntomas de la Gripe

El dolor, es uno de los síntomas más característicos de los síndromes de gripe. En general, el dolor afecta la cabeza y el sistema musculoesquelético, especialmente la espalda y las piernas, con la sensación característica de «tener huesos rotos». Además de estos síntomas frecuentes de malestar general, la fiebre suele ir precedida de escalofríos y problemas respiratorios como tos, dolor de garganta y congestión nasal.

Todas las formas de gripe son de origen viral y son causadas por varias cepas. Además de la llamada «gripe estacional», que alcanza su punto máximo durante los meses de invierno, hay docenas de otros virus caracterizados por síntomas ligeramente diferentes o más matizados, que son más frecuentes en otras épocas del año.

De hecho, la cepa del virus de la gripe que causa la infección cambia continuamente y es diferente cada año, aunque da lugar a una enfermedad que tiene características recurrentes, por esta razón se desarrolla una vacuna específica para la gripe cada año.

El virus de la influenza se transmite por aire, a través de la inhalación de gotas de saliva diseminadas en el medio ambiente al toser o estornudar por un individuo ya infectado. El virus también se deposita en la superficie de los objetos que se pueden compartir, y se pueden transmitir de un individuo a otro llevándose las manos a la boca. Por lo tanto, la higiene de las manos es esencial para limitar la propagación de la infección.

Dolor de gripe con y sin fiebre

Para clasificar una enfermedad refrescante como una gripe real, tres tipos de síntomas deben estar presentes simultáneamente:

  • Fiebre alta de aparición repentina.
  • Uno más síntomas sistémicos que incluyen dolor muscular, fatiga, dolor de cabeza.
  • Al menos un síntoma respiratorio como dolor de garganta, tos y resfriado.

La fiebre es en muchos casos el primer síntoma que aparece. Por lo tanto, el diagnóstico es principalmente clínico, es decir, basado en la observación de síntomas. Cuando solo hay uno o dos tipos de síntomas, ciertamente no es gripe. Este es el caso de las formas que se ejecutan sin fiebre y que, en general, se deben a uno de los muchos virus de parainfluenza que pueden contraerse durante todo el año, incluso si circulan más fácilmente en los períodos de primavera y otoño.

La situación de los síntomas en este tipo de dolencias puede ser bastante complicada. Pueden presentarse cuadros caracterizados por fiebre y trastornos respiratorios, fiebre con dolor y / o cansancio osteoarticular, o por síntomas respiratorios acompañados de síntomas sistémicos, pero en ausencia de fiebre. La sensación de dolor que afecta a todo el cuerpo también puede estar presente en estos casos, pero con menos intensidad.

Por lo general, los síntomas asociados con la gripe disminuyen en unos pocos días. Cuando está presente, la fiebre puede durar hasta cinco o seis días; Paralelamente, las artralgias y las mialgias, o dolores en las articulaciones y los músculos, disminuyen con la disminución de la fiebre.

Complicaciones más comunes

Además, la gripe y la parainfluenza pueden estar asociadas con complicaciones que afectan el tracto respiratorio, peligrosas para la salud general, como la bronquitis y la neumonía. La neumonía se encuentra entre las complicaciones más graves porque causa mortalidad en las personas más frágiles: ancianos, personas inmunodeprimidas, pacientes cardíacos, diabéticos e individuos que padecen enfermedades respiratorias crónicas como asma grave.

Consejos efectivos para combatir los síntomas de la gripe

1- Remedio naturales:

Los remedios que se utilizarán para combatir los síntomas de la gripe, independientemente de la presencia de fiebre, son similares, incluso si la gripe real trae consigo una mayor carga de enfermedades que los síndromes respiratorios de parainfluenza. En caso de contagio, la mejor cura es, en primer lugar, descansar, acompañado de terapias farmacológicas con medicamentos automedicados, que se pueden comprar sin receta médica y que tienen el efecto de aliviar los síntomas.

2- Alimentación:

Paralelo a esto, es aconsejable seguir también algunas reglas dietéticas y de comportamiento. La gripe conduce a una disminución en el estímulo del hambre. Por lo tanto, es aconsejable seguir una dieta ligera pero nutritiva.

3- Beber muchos líquidos

Aumentar la cantidad de líquidos sirve para restablecer el equilibrio electrolítico y contrarrestar los efectos del aumento de la sudoración. Para mantener una buena hidratación además del agua, puede consumir jugos de frutas, infusiones de hierbas, caldos, mientras que se deben evitar las bebidas alcohólicas.

4- Vitaminas

También se recomiendan los jugos cítricos, ricos en vitaminas. La vitamina C, de hecho, puede acelerar la recuperación de la infección y resolver los síntomas. Además de desempeñar un papel en la salud de los huesos y músculos, interviniendo en la síntesis de colágeno, proteínas estructurales de la piel y las membranas mucosas, tiene una importante función antioxidante: es capaz de inactivar los radicales libres, sustancias que dañan las estructuras celulares y que también se forman (pero no solo) durante un proceso inflamatorio, como el que se desencadena, por ejemplo, durante una gripe. 

De esta manera, la vitamina C podría proteger todas las células, incluidas las del sistema inmune que participan en la lucha contra los virus, promoviendo así la respuesta inmune. Finalmente, la vitamina C promueve la absorción de hierro introducido con los alimentos y puede ayudar en períodos de estrés físico.

Dolores musculares y gripe

El dolor muscular puede ser causado por factores de diferentes orígenes: esfuerzo excesivo, trauma, calambres, pero también puede originarse por causas inflamatorias. En el caso del dolor muscular asociado con el síndrome de gripe, que generalmente afecta las piernas, la espalda y el tronco, la causa está relacionada con el proceso inflamatorio.

Durante la gripe también hay un aumento en la sudoración que causa una pérdida de líquidos y minerales más alta de lo normal, por lo tanto, habrá un menor suministro de oxígeno y nutrientes en los músculos, con el consiguiente aumento de la sensación de cansancio.

Durante la gripe es normal sentirse «apretado», con una sensación generalizada de dolor, se puede recomendar el uso de medicamentos antiinflamatorios no esteroideos, porque estos medicamentos no solo ayudan a bajar la temperatura, gracias a la acción antipirética, sino que también, gracias a la actividad antiinflamatoria y analgésica, permiten una mejora generalizada de la condición.

La dieta también es importante, de hecho, en estos casos sería necesario reponer potasio y magnesio, dos minerales que promueven el buen funcionamiento muscular y que se pierden con la sudoración excesiva, por lo tanto, es bueno recordar comer alimentos que sean tan ricos como los plátanos, vegetales de hoja verde, nueces y chocolate negro.

Otros dolores de gripe

La gripe estacional trae consigo un corolario de síntomas dolorosos, no solo musculoesqueléticos. Los dolores de cabeza, por ejemplo, pueden ser muy intensos durante una gripe. Suele ser pulsante y con dolor localizado también en los ojos. A menudo se acompaña de fotofobia, una fuerte molestia para los estímulos de luz.

En cuanto al tracto respiratorio, los síntomas son inicialmente leves, pero luego tienden a intensificarse. Además del dolor de garganta, puede aparecer dolor en el esternón y la tos puede volverse severa y persistente.

Si la tos persiste en el tiempo, con accesos repetidos, es posible que se produzca un dolor en las costillas, debido a la repetición del esfuerzo, que tenderá a desaparecer gradualmente, solo después de la resolución de los síntomas. Durante el tratamiento de la gripe, la inflamación puede extenderse a las membranas mucosas de la boca que se irritan y se enrojecen, así como a los ojos que pueden enrojecerse. La aparición de estomatitis y úlceras bucales dolorosas no es infrecuente debido al cuadro general de debilitamiento.

Soy profesional en la industria farmacéutica con grado en Farmacia, tengo experiencia en asesoría e investigación de productos para la salud. Mi experiencia profesional me ha llevado al gusto por desarrollarme en medios de comunicación escrita a través de distintos sitios web relacionados al bienestar de las personas, entre ellos ccrcinc.org, donde desde hace 3 años formo parte de su equipo de redacción, teniendo como función crear reseñas sobre los distintos productos disponibles en el mercado para ayudar a las personas a encontrar una posible solución.

Estaremos encantados de escuchar lo que piensas

      Deje una respuesta