¿Cuántas Hojas de Moringa se Puede Consumir al Día?

También se conoce como el árbol de la vida, la hoja de Moringa es la parte comestible más consumida de la planta de Moringa Oleifera. Si puede alcanzar los 25 cm, son sus folletos con un tamaño de 1 cm los que más lo representan en la imaginación colectiva. Se encuentran en la composición de muchos platos de todo el mundo, especialmente cocinados, donde la Moringa es aclamada por sus beneficios para la salud. Más que en las raíces, flores o semillas, es en las hojas donde encontramos la mayoría de los beneficios en la Moringa.

¿Cuáles son los beneficios de la hoja de Moringa?

Durante siglos, personas de todo el mundo han utilizado la hoja de Moringa como alimento, pero también por sus propiedades medicinales. En la India en particular, que es una de las cunas de la planta, la hoja de Moringa se usa para tratar anemia, ansiedad, asma, hipertensión, psoriasis, dolor en las articulaciones, trastornos de la tiroides, dolor de cabeza, garganta, cálculos renales e incluso sirve como afrodisíaco.

En los últimos años, numerosos estudios han revelado que la hoja de Moringa para adelgazar también puede tener un efecto sobre ciertas enfermedades crónicas, conocidas como civilizaciones. Este es el caso de la diabetes y el colesterol, en particular gracias a su riqueza en antioxidantes y la presencia de beta-sitosterol.

En una aplicación diferente (máscaras, lociones), la hoja de Moringa también se usa para tratar problemas de la piel, espinillas y granos, así como para proteger el cabello.

¿Cuántas hojas de moringa se puede consumir al día? ¿Hojas frescas o secas?

Si la hoja de Moringa se puede comer fresca (hervida como la espinaca, por ejemplo), a menudo se seca, por razones de conservación. También resulta que la hoja de Moringa seca contiene en promedio 3.5 a 4.5 veces más nutrientes que la hoja fresca, por la misma cantidad de material. Solo el contenido de vitamina C puede reducirse mediante el proceso de secado.

Por lo tanto, es necesario consumir muchas más hojas frescas de Moringa para obtener las mismas contribuciones que las de las hojas secas de Moringa. Esto se debe a la eliminación del agua, lo que aumenta la concentración de nutrientes.

Composición nutricional de la hoja de Moringa

Si su ingesta es inferior a 2/3 de la ingesta nutricional recomendada, estará sujeto a deficiencias. Sin embargo, tenga en cuenta que no es necesario alcanzar la cantidad recomendada diariamente, especialmente minerales. Este ingrediente de la naturaleza tiene un elevado contenido de antioxidantes, además su composición está rica en vitamina c, betacarotenos, potasio, entre otros.

La Moringa se considera un antibiótico natural, con propiedades antiinflamatorias, antimicrobianas, hepatoprotectoras, cardiovasculares, y es utilizada en el tratamiento de diversas enfermedades.

Los fitonutrientes que se encuentran en la hoja de Moringa, ayudan a reforzar el sistema inmunológico, y colabora en la reducción de los niveles de glucosa así como en los del colesterol alto. La moringa puede ser consumida desde las hojas, ya sean frescas o secas, en polvo, sus semillas, aceite y cual sea la forma que sea consumida, sus propiedades no dejan de ser muchos.

A continuación vea algunas recetas de moringa con las que se pueden aprovechar sus nutrientes.

¿Cómo consumir la hoja seca de Moringa?

Receta 1: La infusión de hojas de Moringa

  1. Calienta el agua a 90 ° C.
  2. Use dos cucharaditas para una taza, 4 para una tetera.
  3. Deje reposar de 4 a 5 minutos.

Para disfrutar de la infusión fría, déjala reposar en la nevera durante la noche.

Consejo: ¡agregue una opción de limón / miel / jengibre para variar los placeres!

Receta 2: Maceración de Moringa

  1. Deja macerar en un frasco grande 4 cucharaditas de Moringa en 1 litro de agua, acompañado de cítricos de su elección.
  2. Dejar reposar 1 noche en el refrigerador.

La maceración de Moringa puede conservarse durante 3 días en la nevera.

Consejo decorativo: sirva esta agua de desintoxicación en un vaso grande con una rodaja de limón.

Receta 3: Caldo de hoja de Moringa

  1. Cocine las verduras de su elección con una cebolla y reserve.
  2. En una cacerola pequeña, lleva 40 cl de agua a fuego lento.
  3. Agregue 4 cucharaditas de Moringa, una rodaja de jengibre fresco y una cucharadita de salsa de soja.
  4. Dejar en infusión de 4 a 5 minutos.
  5. En un plato hondo, vierta el caldo de Moringa sobre las verduras.

Otra forma rápida y segura de consumir moringa, es hacerlo a través de las pastillas de Moringa, nuestra recomendación son las de Morithin 500.

Etiquetas:

Soy Licenciada en Nutrición Humana y Dietética por la Universitad Central de Catalunya, poseo 12 años de experiencia como especialista en Nutrición a través de una institución privada. Me apasiona el tema de la nutrición porque siento que puedo contribuir a que las personas puedan mejorar su calidad de vida

Estaremos encantados de escuchar lo que piensas

      Deje una respuesta