12 Fuentes de Antioxidantes Potentes y Naturales que Debes Conocer

A menudo mencionamos «antioxidantes» como elementos beneficiosos en los artículos que publicamos. Pero aún más ampliamente, los expertos en nutrición y salud los citan constantemente entre los elementos que debemos consumir. ¿Cuáles son estos elementos? ¿Cuáles son sus misiones? ¡Aquí está todo lo que necesita saber sobre los antioxidantes!

¿Qué son los antioxidantes?

Se nos dice una y otra vez: para mantenernos en forma y saludables, debemos consumir regularmente antioxidantes. ¿Pero qué es realmente? ¿Por qué son importantes estos compuestos?

Compuestos que protegen nuestras células

Un antioxidante es una molécula que previene naturalmente la oxidación de los químicos en nuestro cuerpo. Los animales y las plantas producen y usan estas moléculas para protegerse. Pero bajo el nombre de antioxidantes se esconden ciertas moléculas, que en su mayoría son oligoelementos, polifenoles y vitaminas.

Por lo tanto, un antioxidante es una molécula que tiene el efecto de desacelerar o bloquear la oxidación de las sustancias químicas con las que entra en contacto. Los antioxidantes son esenciales para mantener un cierto equilibrio en nuestro cuerpo, con radicales libres.

El equilibrio entre antioxidantes y radicales libres

En nuestro cuerpo, existe un equilibrio entre estas dos familias químicas: antioxidantes y radicales libres. Por lo tanto, a nivel mundial, los antioxidantes eliminan el exceso de radicales libres. Por lo tanto, es cuando aparece un desequilibrio entre estos dos elementos que puede surgir un problema.

Una deficiencia o ausencia de antioxidantes puede causar la aparición de una forma de estrés en nuestro cuerpo: el estrés oxidativo. Esta última se vincula a diferentes enfermedades, pero aún no se sabe si es una causa o una consecuencia. Por lo tanto, el papel principal de los compuestos antioxidantes es proteger nuestro cuerpo de los efectos de demasiados radicales libres y del estrés oxidativo que causa. Pero volveremos a ello.

¿De dónde vienen los radicales libres?

Los radicales libres deben estar presentes en cantidades limitadas en el cuerpo. Un desequilibrio puede estar relacionado con la falta de antioxidantes en la dieta o con un estilo de vida inapropiado (Puedes ver 6 tips para desintoxicar el cuerpo). De hecho, algunos factores externos pueden causar un aumento considerable en la cantidad de radicales libres en el cuerpo.

Por ejemplo, el consumo de alcohol y tabaco puede ser uno de estos factores externos. ¡Lo mismo es cierto para la contaminación, tomar ciertos medicamentos, actividad física demasiado intensa y exposición al sol! Finalmente, una dieta desequilibrada, rica en productos industriales y procesados ​​o demasiado pobre en frutas, verduras y plantas también puede ser la causa de un desequilibrio entre los antioxidantes y los radicales libres. ¡Conoce estas 6 dietas detox que te ayudarán a purificar tu cuerpo!

¿Cuáles son los roles de los antioxidantes?

Los antioxidantes son aliados de nuestra salud. ¡Y son probablemente los más importantes! En general, su acción ayuda a preservar nuestro cuerpo y nuestra salud. Concéntrese en los efectos de los antioxidantes.

Lucha contra la oxidación

Si las reacciones son esenciales para la vida, también pueden ser dañinas, incluso destructivas. De hecho, los animales y las plantas usan antioxidantes para protegerse de las agresiones externas. En este contexto, usan vitaminas y enzimas. El estrés oxidativo causado por la ausencia o deficiencia de la producción de enzimas antioxidantes puede dañar e incluso destruir las células.

Por lo tanto, los primeros estudios sobre antioxidantes han resaltado su efecto reductor sobre la oxidación del cuerpo. Estos son esenciales para mantener el control del proceso de oxidación.

Lucha contra los efectos de los radicales libres

La oxidación de nuestro organismo es causada por la presencia de radicales libres en él. Estas son moléculas que alteran las células sanas de nuestro cuerpo. Los radicales libres son responsables del envejecimiento acelerado de nuestras células y, por lo tanto, de nuestros tejidos. Sin embargo, en dosis moderadas, los radicales libres también ayudan a proteger el cuerpo contra los microbios y los virus. Por lo tanto, un cierto equilibrio es esencial para preservar nuestra salud. Pero cuando se propagan y se descontrolan, promueven el envejecimiento de nuestras células. ¡También están detrás de la creación de arrugas y líneas finas!

Los antioxidantes tienen el papel de luchar contra los radicales libres. Y por lo tanto, eliminarlos cuando están presentes en cantidades demasiado grandes. Los antioxidantes son compuestos naturales que protegen nuestras células del daño causado por los radicales libres.

Protección contra la enfermedad

Los radicales libres y el estrés oxidativo pueden tener consecuencias más o menos graves en nuestra salud. De hecho, al eliminar el exceso de radicales libres de nuestro cuerpo, los antioxidantes participan en la preservación de nuestra salud, frente a enfermedades potencialmente graves o fatales.

Por lo tanto, una dieta líquida antioxidante previene la aparición de ciertas enfermedades cardiovasculares y ciertos tipos de cáncer que pueden asociarse con el envejecimiento celular. Los antioxidantes están involucrados, por ejemplo, en la prevención de cánceres gastrointestinales y cáncer de pulmón. ¡Y es lo mismo para otras enfermedades relacionadas con el envejecimiento acelerado de las células! Por lo tanto, y en general, los antioxidantes tienen la misión de preservar nuestra salud y nuestra forma.

¿Dónde se encuentran los antioxidantes?

Los antioxidantes que necesitamos se encuentran principalmente en los alimentos que comemos. Por esta razón, es importante adoptar una dieta suficientemente rica en compuestos antioxidantes, privilegiando las fuentes de vitaminas, sales minerales y polifenoles. Entonces, ¿dónde encuentras antioxidantes?

  • Vitaminas, grandes fuentes de antioxidantes

Las vitaminas son las fuentes más conocidas de antioxidantes. ¡Es por esta razón que es aconsejable consumir frutas y verduras en cantidades para mantener su ingesta de antioxidantes naturales!

  • La vitamina C

La vitamina C (o ácido ascórbico) es conocida por ser la más antioxidante de todas. Esto ayuda a fortalecer nuestro sistema inmunológico y, por lo tanto, nuestras defensas naturales. Pero también actúa contra la producción excesiva de radicales libres. Por lo tanto, la vitamina C tiene el efecto de reducir el nivel de estrés oxidativo en las personas que lo consumen.

Actúa en el marco de la prevención de enfermedades cardiovasculares y otras enfermedades como los accidentes cerebrovasculares y la hipertensión. La vitamina C se encuentra principalmente en la naranja, limón, pomelo, bayas de espino amarillo y mucho más.

  • Vitamina E

En términos de vitaminas antioxidantes, a menudo también mencionamos la vitamina E (o tocoferol). De hecho, también ayuda a combatir las enfermedades cardiovasculares y a fortalecer la inmunidad de las personas que la consumen. A menudo se asocia con la vitamina C, ya que estas son las dos vitaminas antioxidantes por excelencia. La vitamina E se encuentra en semillas y oleaginosas, en almendras, aguacate, salmón, maní, cereales…

  • Vitamina A

Finalmente, la vitamina A (provitaminas A o betacaroteno) es otra vitamina antioxidante. También ayuda a combatir los radicales libres y el estrés oxidativo. Promueve la prevención de varios tipos de cáncer y fortalece el sistema inmunitario. Se encuentra en zanahorias, calabaza, repollo verde, espinacas, camote, despojos de pollo y pavo, así como en el hígado de res.

  • En oligoelementos

Entre los minerales hay dos antioxidantes principales. Estos son selenio y zinc. Se sabe que el zinc estimula nuestro sistema inmunológico y tiene otros efectos beneficiosos. Pero lo que es menos conocido es que es un oligoelemento antioxidante. Por lo tanto, ayuda a promover la eliminación del exceso de radicales libres en el cuerpo.

Lo mismo es cierto para el selenio, una de cuyas misiones es regenerar las vitaminas E y C. Además, este elemento también participa en la desintoxicación de compuestos tóxicos y modula las respuestas inmunes. El selenio se usa en la estructura de enzimas antioxidantes, como la tiorredoxina reductasa y las glutatión peroxidasas. Estas enzimas tienen el papel de neutralizar el exceso de radicales libres en el cuerpo. El selenio está involucrado en la prevención de varios tipos de cáncer y trastornos cardiovasculares, al igual que los antioxidantes.

  • En polifenoles

En términos de antioxidantes naturalmente presentes en nuestros alimentos, también debemos (y sobre todo) mencionar los polifenoles. Los polifenoles forman una familia de moléculas orgánicas muy presentes en el reino vegetal. Como su nombre lo indica, se caracterizan por la presencia de al menos dos grupos fenólicos.

 Estos son elementos beneficiosos para nuestra salud, debido a su papel como antioxidantes naturales. Por esta razón, están ganando importancia en el contexto de la prevención y el tratamiento de ciertos tipos de cáncer, enfermedades cardiovasculares, inflamatorias o incluso neurodegenerativas.

Entre los polifenoles se encuentran los flavonoides, taninos, ácidos fenólicos y antocianinas. Los flavonoides son muy comunes entre las plantas. Las antocianinas son más comunes entre las frutas rojas, mientras que los ácidos fenólicos se encuentran en frutas, verduras y granos. Finalmente, hay taninos en el café, el té, el cacao o incluso en las uvas.

  • Adopte una dieta antioxidante 

Como habrá entendido, una dieta rica en antioxidantes debe incluir fuentes de vitaminas, oligoelementos y polifenoles. Aquí se explica cómo adoptar una dieta antioxidante y limitar el impacto de los radicales libres en nuestro cuerpo.

  • Uso de suplementos dietéticos

Adoptar una dieta antioxidante no siempre es fácil. Esto implica consumir grandes cantidades de frutas, verduras y otros alimentos antioxidantes todos los días. Para ayudarlo, puede apostar por los jugos de frutas y verduras, que le permiten rellenar naturalmente los compuestos antioxidantes sin mucho esfuerzo. 

Además, también puede usar suplementos alimenticios como Ideal Slim o Morithin, que enriquecerán su ingesta de antioxidantes. También puedes apoyarte de jengibre, maca, rhodiola rosea o incluso en la hierba de San Juan o ginkgo biloba. 

No dude en tomar complementos alimenticios ricos en vitamina C, como acerola o jugo de espino amarillo, por ejemplo. Finalmente, ciertas especias como la cúrcuma (también disponibles en suplementos alimenticios) pueden fortalecer el aspecto antioxidante de su dieta.

  • Sales minerales y oligoelementos antioxidantes 

Ciertas sales minerales y oligoelementos también tienen considerables propiedades antioxidantes. No todos los minerales son antioxidantes, pero algunos de ellos ayudan a combatir los radicales libres y protegen el cuerpo del daño. Aquí, estamos particularmente interesados ​​en zinc, magnesio y selenio.

  • Zinc, un antioxidante general

El zinc es sin duda la sal mineral más interesante aquí. Desempeña un papel global, ya que participa en la producción de una enzima anti-radicales libres.

El zinc participa en la actividad de casi doscientas enzimas, algunas de las cuales están involucradas en la síntesis de proteínas y la protección contra los radicales libres. Por lo tanto, es esencial para los mecanismos de renovación celular, la inmunidad y la curación de heridas. El zinc se encuentra en el trigo integral, mariscos, yema de huevo, carne y nueces. Nuestra ingesta diaria de zinc debe ser de 8 mg para hombres y mujeres. 

  • El selenio contra el estrés oxidativo 

El selenio también es una sal mineral eficaz en la lucha contra los radicales libres. Es uno de los componentes esenciales de ciertas enzimas antioxidantes. También contribuye a las defensas del cuerpo y aumenta la inmunidad. Este mineral se encuentra principalmente en huevos, carne, pescado, crustáceos, frutos secos y cereales. 

  • Manganeso, una defensa adicional  

El manganeso también se usa en la composición de ciertas enzimas que pertenecen a las defensas anti radicales libres. Es necesario para el metabolismo de los aminoácidos y participa en diferentes mecanismos corporales. Cereales, nueces, frutas y verduras son muy buenas fuentes.

Conclusión

Nuestro cuerpo necesita un cierto equilibrio entre los radicales libres y los antioxidantes para estar perfectamente saludable. Es esencial ayudarlo a mantener este equilibrio adoptando una dieta antioxidante adecuada. Implica el consumo de frutas, verduras y otros alimentos antioxidantes. ¡Pero esta dieta también se puede complementar con complementos alimenticios ricos en antioxidantes!

Etiquetas:

Soy Licenciada en Nutrición Humana y Dietética por la Universitad Central de Catalunya, poseo 12 años de experiencia como especialista en Nutrición a través de una institución privada. Me apasiona el tema de la nutrición porque siento que puedo contribuir a que las personas puedan mejorar su calidad de vida

Estaremos encantados de escuchar lo que piensas

      Deje una respuesta